ADJUDICACIONES Y LISTAS DE ESPERA



TENEMOS LAS NOTAS Y HEMOS SOLICITADO LOS GRADOS:
 ¿qué hacemos a continuación?


Según datos oficiales, hasta el 60% de los estudiantes que piden plaza en las universidades públicas no son admitidos inmediatamente en su primera opción. Es normal sentirte decepcionado, ¡pero no te desesperes! Ser admitido desde la lista de espera es posible. Aquí te contamos qué tienes que hacer para maximizar tus posibilidades.
¿Qué significa estar en la lista de espera, y cómo funciona?
Cuando haces la preinscripción para la universidad pública, si no te admiten de primeras en el grado que pusiste como primera opción, quedas en la lista de espera de los grados que eran tus opciones preferenciales. Imagina que en la preinscripción pusiste 4 opciones de grado, y te han admitido en el que era tu tercera elección. Quedarás en lista de espera en los grados que eran tu primera y segunda elección. En tu cuarta opción no quedas en lista de espera, ya que ya estás admitida en tu tercera elección.  Si en cambio no te admiten en ninguna de tus opciones, quedarás en las listas de espera de todas ellas.
Cuando un estudiante ya admitido renuncia a su plaza, ésta se le ofrece al siguiente estudiante de la lista de espera. El estudiante que tiene la nota de acceso más alta ocupa el puesto número 1 en la lista, y será el primero al que llaman. El estudiante con la segunda nota más alta tiene el puesto número 2, y así sucesivamente. 
¿Cómo saber si estoy en la lista de espera, y en qué posición?
Cada universidad informa de la fecha y hora a partir de la cual puedes consultar si te han admitido o no, y en qué grado. Cuando llega el momento, te metes en la página que la universidad ha habilitado para consultas de admisiones, e introduces tu número de DNI y a continuación te dice si has sido admitido… o no. Si no te han admitido en lo que era tu primera elección, deberían decirte que estás en lista de espera, y el puesto que ocupas.
Importante! En muchos casos tienes que entrar en la web de la universidad y confirmar que quieres permanecer en la lista de espera. Si no confirmas, ¡te eliminan de la lista! Además, en algunas universidades tienes que confirmar no una vez, sino antes de cada llamamiento (ver “¿Qué son los llamamientos?” abajo). Así que ya sabes. Infórmate bien con la universidad de cómo y cuándo tienes que confirmar, y ¡asegúrate de que no se te pase la fecha!
Los “llamamientos”. ¿Qué son? ¿Cómo y cuándo sabré si me han admitido desde la lista de espera?
Los llamamientos son las adjudicaciones de plazas que han quedado libres a favor de estudiantes en la lista de espera. Estas adjudicaciones empiezan tras la publicación inicial de admitidos y, según la universidad, puede haber llamamientos hasta finales de septiembre, o incluso más tarde.
Para variar, diferentes universidades usan procesos distintos para hacer las adjudicaciones. Algunas sólo hacen llamamientos en determinadas fechas. Publican esas fechas en su web, y los estudiantes tienen que consultar la web esos días para ver si han sido “llamados” o no.
Otras universidades adjudican plazas una a una a medida de que vayan surgiendo vacantes. En estos casos, como las adjudicaciones pueden ocurrir en cualquier momento, la universidad suele avisar al estudiante de que ha sido “llamado”. Lo normal es que te notifiquen por email, pero infórmate de cómo lo hace tu universidad.
En cualquier caso, si tienes suerte y te llaman de la lista de espera, tendrás un tiempo limitado para confirmar que aceptes la plaza y matricularte. Si no lo haces, darán la plaza a otra persona.
Importante! Como cada universidad es distinta, es muy importante que te informes bien de cómo es el procedimiento en la universidad que te interesa, y cuáles son las fechas clave en las que tienes que consultar los movimientos en la lista de espera.
¿Qué hago si estoy en lista de espera para mi primera opción, pero me han admitido en otro grado distinto?
Presta atención, porque esto es importante. Como puede haber diferencias entre universidades, esta pregunta la tienes que hacer en la secretaría de tu universidad. Dicho esto, lo más frecuente es matricularte o hacer una reserva de matrícula... por si las moscas... en el grado en que te han admitido, y mantenerte a la vez en la lista de espera de tu primera opción. Si finalmente te admiten en tu primera opción, simplemente cancelas la matriculación original, y te matriculas en tu primera opción.
Ahora bien. Puede suceder que tras pensarlo mucho, y consultarlo con la almohada, decides que el grado en que te han admitido y, que te planteabas como una posible opción, no te gusta. Parecía un plan B (o quizás plan C) interesante cuando hiciste la preinscripción, pero ya no te ves ni por asomo. Lo que no tiene sentido es meterte en una carrera en la que no vas a estar feliz.
Si te encuentras en esta situación, no es el fin del mundo ni mucho menos. Tienes más alternativas de las que crees. Empieza a mirar otras opciones y prepara un plan alternativo en caso de que no te llaman de la lista de espera.
Importante! Si no te matriculas en plazo en el grado en que te han admitido, estarás renunciando tu plaza en ese grado. Si luego no te llaman de la lista de espera, puedes quedarte sin plaza en ningún lado.
Estoy en la posición 127 de la lista de espera… ¿tengo posibilidades de entrar?
Hay listas que se mueven mucho y otras que nada. Viene a ser una especie de lotería donde el factor más importante para conseguir tu plaza es que la gente que haya por delante de ti decida matricularse finalmente en otra cosa...
Casi siempre hay bajas, pero saber cuántas va a haber es imposible y depende mucho de las situaciones personales de los estudiantes. Es imposible saber qué estudiantes que están por encima de ti tienen otras primeras opciones y se van a decantar por una de ellas. Si hay muchos estudiantes con otras primeras opciones, y finalmente consiguen una plaza en esa primera opción, dejarán sus plazas libres y tú podrías ascender en la lista de espera.

0 comentarios:

Publicar un comentario